Montehermoso Natural

Montehermoso Natural

miércoles, 26 de abril de 2017

Aprendiendo con Jaime Rio-Miranda Alcón y Juan Carlos Olivares Pedreño

En la fotografía Jaime Rio-Miranda Alcón, el que escribe y Juan Carlos Olivares Pedreño.

Durante estos años he tenido la oportunidad de conocer a muchas personas a nivel nacional e internacional, relacionadas con la naturaleza, el medioambiente, la cultura, el folklore, la antropología, la historia y la arqueología. Grandes personas que son a la vez grandes investigadores y divulgadores que con el tiempo se convirtieron en buenos amigos.

El 19 de abril tuve la grandísima suerte de conocer a alguien más. Y todo se lo debo a mi buen amigo y gran investigador, Jaime Rio-Miranda Alcón que me dio la oportunidad de conocer en persona a Juan Carlos Olivares Pedreño del Departamento de Prehistoria de la Universidad de Alicante y al que ya considero un amigo más.

Fue un día de aprendizaje con estos dos grandes investigadores. Vimos un Ara votiva de granito dedicada a la divinidad indígena de Vortiaceo y aprendí un poco más de las fronteras y el testimonio de la presencia Lusitana en Montehermoso.

Al llegar a casa busqué entre mis archivos y me encontré con varios trabajos suyos que tenía guardados sobre los dioses de la Hispania céltica, las divinidades indígenas y las inscripciones votivas. 




domingo, 23 de abril de 2017

La Gran Encina

 

En el Parque Periurbano de Conservación y Ocio Dehesa Boyal de Montehermoso abundan árboles centenarios que están llenos de historia y que han sido testigos del paso del tiempo y de las huellas que dejaron nuestros antepasados. Han resistido a todo tipo de inclemencias, desde épocas de sequia o los fuegos provocados por la mano del hombre, convirtiéndose en auténticos supervivientes y símbolos de la naturaleza.

En este espacio natural protegido hay uno que destaca entre todos, La Gran Encina. Este emblemático ejemplar llama la atención de quien lo visita por su impresionante presencia y grandes dimensiones, además de por ser uno de los más antiguos que se conocen.

Sus ramas han proporcionado leña para aliviar el frio invierno y sus bellotas para alimentar al ganado que pastaba en la dehesa. Su copa ha dado sombra y servido de refugio durante siglos a hombres y animales.
Este árbol legendario está situado en un paraje donde abundan restos arqueológicos prehistóricos, dólmenes, cistas, aldeas y varios asentamientos antiguos.

Merece la pena visitarlo y admirar su presencia y la del conjunto megalítico donde se encuentra para entender la conexión de la historia con la naturaleza. Todo siempre desde el respeto y conocimiento.

La Gran Encina debe ser declarada Árbol Singular y Monumento Natural de Extremadura. Mi reconocimiento ya lo tiene y así lo muestro y enseño a todo el mundo.



viernes, 7 de abril de 2017

Quejigo (Quercus faginea)


Quejigo, Roble carrasqueño (Quercus faginea). Familia: Fagaceae. Parque Periurbano de Conservación y Ocio Dehesa Boyal de Montehermoso. 2 de abril de 2017.

Este árbol perteneciente al genero Quercus está entre el roble y la encina, caracterizandose por tener hojas marcescentes, es decir, que siendo caducas permanecen todavia en el arbol hasta que brotan las nuevas.

 
Detalle del Quejigo en  floración con las hojas marcescentes y las nuevas brotando.

Este ejemplar que se halla en plena floración, se encuentra en el Parque Periurbano de Conservación y Ocio Dehesa Boyal de Montehermoso, en una zona de transición de la dehesa boyal de Guijo de Galisteo, compuesta por Roble melojo o Rebollo (Quercus pyrenaica) y de otra zona de la dehesa boyal de Montehermoso compuesta principalmente por ejemplares de Encinas (Quercus Ilex) y Alcornoque (Quercus suber).

El Parque Periurbano de Conservación y Ocio Dehesa Boyal de Montehermoso cuenta con cinco especies del genero Quercus, que destaco en primer lugar en cuanto a la proporción y numero de ejemplares. Encina, Alcornoque, Roble, Mesto y Quejigo.

 Quejigo, Roble carrasqueño (Quercus faginea). Familia: Fagaceae. Parque Periurbano de Conservación y Ocio Dehesa Boyal de Montehermoso. 12 de junio de 2016.

jueves, 6 de abril de 2017

Narciso trompetero (Narcissus bulbocodium)



Recuerdos de mi infancia en la dehesa boyal de Montehermoso por Domingo Quijada González


Hay preciosos parajes en Extremadura, muchos de los cuales tengo grabados en mi retina y corazón. Suelo visitarlos y disfrutar de ellos cuando puedo pero, cuando no me es posible, recurro a las imágenes guardadas en mi computadora. Como ésta de mi gran amigo Juan Jesús Sánchez, el gran cronista de Montehermoso: la fuente ferruginosa (de apenas un metro de profundidad, pero que no se seca), la pila (que en realidad es un sarcófago romano de tipo "cervicale", donde antes se bañaban mis paisanos), el estanque añadido en los últimos años y la laguna de "Jerrao".

Todo ello en esa maravilla natural y arqueológica que constituye la dehesa boyal de Montehermoso. Mi noviazgo con ese paisaje surgió muy pronto, en mi más dura y tierna infancia, pues mi padre trillaba muy cerca (en el "Valle de los Linares") y cada anochecer me encargaba que llevara allí la yunta de mulos para que descansaran, comieran y se refrescaran para soportar el esfuerzo del día siguiente. De paso aprovechaba para llenar el barril, pero apartando la "nata" y colocando un trapo para evitar que penetraran las peligrosas sanguijuelas. Agua fresca y saludable, pues al ser ferruginosa evitaba que las anemias nos afectaran... De mozo trasnochaba para coger las abundantes y exquisitas ranas, con la ayuda de un carburo o después con los faros de mi seiscientos amarillo (el delito ya ha prescrito). A veces bajaba hasta el molino de Jerrao, o ascendía hasta la Maja de los Porqueros o el Tremal. Esta tarde, mientras descanso un rato en mi cotidiana tarea lectoescritora, por enésima vez abro la foto y sueño despierto... 


Domingo Quijada González

miércoles, 29 de marzo de 2017

Mi amigo el Alcaudón real

Alcaudón real (Lanius Excubitor)
Después de una muy buena jornada de observación de rapaces y cuando ya dedicaba la ultima hora a seguir la evolución de la flora del Parque Periurbano de Conservación y Ocio Dehesa Boyal de Montehermoso, me aparece este amigo para despedirme antes de marcharme a casa. Decir además, que este es el año que más pronto he visto que las rapaces empiezan a construir sus nidos, los milanos negros, ratoneros y alguna calzada se afanan en esta tarea y por primera vez en 12 años vuelven a zonas que antes deshabitaron.

También Hay que destacar la presencia de nuevo del halcón abejero y una pareja de milano real. El águila culebrera espero que este año pueda criar sin que sufra molestias y abandone el nido, y es que nos empeñamos en no respetar el ciclo vital de las especies con actividades que pueden alterar el hábitat de las especies por hallarse en la época crítica de reproducción. El pasado año fue un desastre, este año tengo más esperanzas en que algunas especias vuelvan a criar en el entorno.

Y es que es tan fácil como respetar este periodo tan critico en el que la mayoría de especies (muchas de ellas amenazadas) están en periodo de cría e incubación en este Espacio Natural Protegido. Finalizaba mi jornada en la dehesa observando varios buitres leonados acompañados por buitres negros y una pareja de alimoches. Ya tengo mis pilas cargadas de energía natural para unos días. Respetar nuestro entorno garantiza un futuro mejor para nuestros hijos.

lunes, 27 de marzo de 2017

Atardecer en el Gran Dolmen en la Dehesa Boyal de Montehermoso

Atardecer en el Gran Dolmen. Complejo Arqueológico-Etnográfico del Parque Periurbano de Conservación y Ocio Dehesa Boyal de Montehermoso.

lunes, 20 de marzo de 2017

Seguimientos de flora, fauna y aves en primavera en la Dehesa Boyal de Montehermoso

Galápago leproso tomando el sol en el Arroyo del Pez


El sábado 18 de marzo estaba haciendo mis seguimientos de flora, fauna y aves en el Parque Periurbano de Conservación y Ocio Dehesa Boyal de Montehermoso y cada vez que me encontraba con gente que iba a disfrutar del entorno les hablaba de la riqueza de la biodiversidad que nos encontramos en este espacio natural protegido, de la importancia del patrimonio arqueológico-etnográfico y del uso responsable que debemos hacer en el entorno.
 
A los peques les hablaba de los animales y plantas que tenemos en la dehesa y me encantaba ver sus caras de asombro y la curiosidad que mostraban. Hablé con grupos de amigos, personas que caminaban solas y con grupos de familia con niños con los que entablé conversación en la Laguna del Jerrao. Vi a Eva y Elena, antiguas compañeras del curso de Educadores Ambientales que realizamos en Montehermoso en el año 2003 y compartimos un buen rato.
 
Como la mayoría de los peques me pidieron la foto de un Galápago leproso tomando el sol, aquí os la dejo para que disfrutéis ese momento.
 
Y recordar esta frase siempre: “Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo” (Eduardo Galeano).

viernes, 10 de marzo de 2017

Un año de observaciones de aves


El 9 de marzo finalizaba un año de observaciones periódicas de aves que estuve realizando entre la zona del Paseo de San Cristóbal, el paseo hasta la Presa del Embalse de Montehermoso y zonas limítrofes (9 marzo 2016 – 9 marzo 2017). Aunque los seguimientos nunca llegan a parar por todo el término, quiero empezar de cero a partir de mañana para actualizar los datos de anteriores jornadas. La tarde ha sido enriquecedora con varias citas de aves que ya han iniciado su periodo de cría y reproducción.

He visto los primeros abejarucos, Cernícalo vulgar, Cernícalo primilla, Somormujo lavanco, Cigüeñuela, Garza real, Garceta común, Ánade azulón, Culebrera europea, Ratonero común, Águila calzada, Milano real, Cigüeña negra, Picogordo, Golondrina dáurica, Pico picapinos y otras especies de interés.

De momento os dejo esta bella imagen que me dejado este Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) en los aledaños del Lagar de Las Chorreras en Montehermoso donde ha estado cazando insectos y coleópteros desde la Atalaya que le proporcionaba una torre eléctrica.


jueves, 23 de febrero de 2017

La dehesa Boyal de Montehermoso, ecosistema de gran valor ecológico y cultural


La dehesa Boyal de Montehermoso es un ecosistema de gran valor ecológico y cultural que debe ser protegido para hacer posible un nuevo modelo de desarrollo rural con el objeto de salvaguardar sus valores naturales y patrimoniales.

En este enclave paisajístico de importante relevancia medioambiental se pueden desarrollar una amplia variedad de actividades turísticas y recreativas como el senderismo, turismo ornitológico, turismo de naturaleza y de índole cultural (turismo arqueológico-etnográfico). Así como actividades deportivas y de educación ambiental.

La protección de sus recursos y valores naturales y culturales es compatible con la práctica del ocio, la conservación de la naturaleza y la educación ambiental, siempre que se haga de manera responsable, respetando el ciclo ecológico y el periodo de cría y reproducción de las especies presentes en este espacio natural protegido.

También tenemos que tener en cuenta los aprovechamientos tradicionales que vienen desarrollándose desde hace siglos, por lo que tenemos que respetar la actividad ganadera y forestal que debe compatibilizarse con la utilización racional de los recursos existentes en el entorno.

Es muy importante la sensibilización, educación, solidaridad y convivencia social de todos los usuarios, así como con el mantenimiento y recuperación de sus singulares valores ambientales o naturales y aquellos valores de interés cultural (arqueológico-etnográfico).

Hay que dar respuesta a las necesidades de ocio de los ciudadanos, compatibilizando el uso público con la conservación de los espacios naturales.

Pero también hay que reclamar una gestión sostenible y la utilización racional de los recursos existentes a través de instrumentos de información, sensibilización, difusión y educación ambiental. Para ello son importantes las actuaciones de conservación y mantenimiento del entorno de una manera bien planificada y ordenada.

Hay que apoyar de manera decidida y sin ambigüedades todas las iniciativas que promuevan la valorización de los recursos naturales y del patrimonio cultural en el Parque Periurbano de Conservación y Ocio “Dehesa Boyal de Montehermoso”.

miércoles, 22 de febrero de 2017

FIO Feria Internacional de Turismo Ornitológico 2017


FIO Feria Internacional de Turismo Ornitológico

Parque Nacional de Monfragüe del 24 al 26 de febrero de 2017

Desde el viernes 24, hasta el domingo 26 de febrero, se celebra la 12ª edición de la FIO (Feria Internacional de Turismo Ornitológico) En El Parque Nacional de Monfragüe. Esta feria especializada en el turismo de observación de aves es la segunda más importante de Europa y una de las citas destacadas a nivel mundial.

Las actividades están dirigidas tanto a expertos, profesionales, empresas especializadas, ecoturismo, asociaciones conservacionistas, aficionados a la ornitología, amantes de la naturaleza, a la familia y al público en general.

Entre las diversas actividades que se desarrollaran podemos encontrar:

Actuaciones.
Birdwatching.
Conferencias (destinos turísticos).
Conferencias de fotografía, presentaciones de fotógrafos (FOTOFIO).
Exposición óptica, fotografía, digiscoping, telescopios y prismáticos.
Jornadas técnicas.
Observatorio de aves.
Pasacalles.
Productos y servicios turísticos.
Servicios ambientales.
Proyectos de conservación.
Rutas astronómicas.
Rutas guiadas de senderismo.
Rutas guiadas en autobús.
Rutas para aprender inglés observando aves.
Rutas para personas con movilidad reducida.
Talleres de anillamiento de aves.
Talleres infantiles.

Todo ello en las diversas carpas e instalaciones preparadas para la ocasión en el corazón de Monfragüe.

Los horarios son los siguientes:
Viernes y sábado de 10:00 a 19:00 horas
Domingo de 10:00 a 16:00 horas
 
Más información en: http://fioextremadura.es/

PROGRAMA FIO 2017

Consulta los horarios de autobuses que se facilitan para desplazarse hasta la FIO.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Ruta a Las Pasaeras del Arroyo de Aceituna

Ruta de Las Pasaeras el 10 de abril de 2010
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Ruta a Las Pasaeras del Arroyo de Aceituna

Montehermoso (Cáceres)

La ruta de Las Pasaeras del Arroyo de Aceituna es un sencillo itinerario que nos muestra uno de los parajes más emblemáticos del término de Montehermoso. Si lo queremos hacer tranquilamente, tendremos la oportunidad de disfrutar de nuestro patrimonio histórico–cultural a través del conocimiento de la historia de Montehermoso y la huella que nos legaron nuestros antepasados.

Conoceremos los usos ganaderos con los corrales, las antiguas majadas y zahúrdas que servían para guardar el ganado. Las norias y los aprovechamientos agropecuarios tradicionales, la agricultura, las huertas, las casas de labranza y los hornos paneros que hay por la zona.

También es importante destacar la flora y fauna del entorno, que puede ser de gran ayuda para comprender los valores naturales que atesora este ecoitinerario. No podemos dejar de mencionar las formaciones geológicas presentes en el recorrido y su importancia paisajística. 

Las Pasaeras en el Arroyo de Aceituna en Montehermoso.
 Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Esta ruta está diseñada para adquirir conocimientos sobre nuestra historia, nuestro patrimonio y para aprender disfrutando de un día en la naturaleza y conocer el entorno más cercano. El recorrido de este itinerario sigue parte de la ruta de La Cañada de los Rebollares que viene desde Santibañez el Bajo hasta Montehermoso y que pasa por la Rivera del Bronco donde también se encuentran otras antiguas pasaderas.

El estudio del terreno se complementa con las aportaciones históricas del entorno facilitadas por Miguel Garrido Domínguez, que tantas veces se emocionaba cuando le contaba mi experiencia en los parajes que con tanto entusiasmo me narraba. Este año quiero conmemorar el 15 aniversario del estudio sobre el terreno de esta bonita y sencilla ruta que realicé un 30 de enero del año 2002. Por este motivo, esta primavera volveremos a recorrerlas y a explicar la historia de Montehermoso, en esta ruta que fue mi primera aportación a la red de senderos que por aquel entonces se intentaba crear en Montehermoso.

Ruta por Las Pasaeras, año 2006
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Inicio de la ruta

Nuestro punto de partida será desde la entrada principal del Parque Municipal Príncipe Felipe. Desde aquí empezamos a caminar por la Plaza de la Constitución, la calle Argüelles, calle Cisneros, hasta llegar a la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción. Ahora en dirección este nos dirigimos hasta la Plaza Morón por la misma calle. Bordeando la plaza por la izquierda o cruzando entre sus jardines tomamos de nuevo dirección este para coger la calle Tetuán, esta nos llevará hasta una plaza con pérgolas que aquí conocemos como la Plaza del Albadíl. Desde este punto cogemos la calle Colón, que en su cruce con la calle Velazquez (izquierda) y la Calleja de La Laguna (derecha), nos marca la salida del pueblo por la Cañada de Los Rebollares. Hasta este punto hemos recorrido 750 metros aproximadamente.

La Cañada de Los Rebollares une las poblaciones de Montehermoso y Santibañez El Bajo. A unos 70 metros del punto anterior, nos encontramos con un panel indicativo de la ruta con el mismo nombre que une estas poblaciones y que tiene una distancia de 17,7 km. Nosotros vamos a realizar parte de este recorrido hasta enlazar con el antiguo Camino de La Barca que desde este punto se halla a poco más de 4,1 kilómetros y La Puente (el puente medieval que sirve para cruzar el arroyo de Aceituna) que se encuentra a 3 kilómetros.

 Panel de la ruta de La Cañada de los Rebollares
 Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Cruz de Granada

A continuación nos encontramos con La Cruz de Granada, uno de los cruceros de término que indicaba la salida desde Montehermoso por la Cañada de Los Rebollares hasta la Villa de Granada, lo que hoy es Granadilla. Este crucero siempre tiene en lo alto de su cruz una corona de flores que según nos contaban nuestros mayores se ponía debido a una promesa que debía cumplir una familia de Montehermoso.

Cruz de Granada
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Lagar de Tío Eladio

A unos 50 metros se encuentra el Lagar de Tío Eladio, este antiguo edificio era un lagar de aceite que aún conserva toda su maquinaria y utensilios, como si de un autentico museo del aceite se tratara. También servía en ocasiones como plaza de toros en las capeas y corridas que se celebraban en las fiestas grandes. La última que se celebró la tradición de Los Mozos del Toro en sus instalaciones fue el 24 de agosto de 1981.

Lagar de Tío Eladio
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Más adelante cruzamos el Arroyo del Charquito que se encuentra a muy pocos metros del Camino de La Balsa que sale a nuestra derecha y que cruzaba el Arroyo de Aceituna para enlazar con el Camino de La Barca. Nosotros no debemos preocuparnos, continuamos por la cañada que está asfaltada hasta la subida del camino por La Puente.

El siguiente camino que sale por la izquierda va hasta la Fuente del Ronco. Continuamos para más adelante encontrarnos con otros dos caminos a la derecha, uno que era el antiguo Camino de Las Pasaeras y del Molino de Morán. Este camino también viene en algunos planos antiguos como Camino de Santibañez el Bajo, ya que al enlazar con Las Pasaeras, subía el cauce del Arroyo de Aceituna por el Lagar de Las Pasaeras paralelo al Arroyo de La Morisca, hasta unirse con el Cordel de Santibañez (Cañada de los Rebollares). Desde cruce con el antiguo Camino de Las Pasaeras también sale otro desvío más al sur que lleva a la Calleja de Los Clavos.

 Fuente de Los Tremales
  Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

A continuación cruzamos el Regato de Valbuena. Caminamos flanqueados por tierras sembradas de olivos centenarios hasta llegar a otro regato que nace en La Fuente de Los Tremales. Para acceder a ella tenemos que desplazarnos unos 100 metros a la izquierda, por un camino siguiendo el cauce del regato hasta observar el brocal de la citada fuente que tiene agua hasta bien adentrado el verano. En esta zona desde el siglo XVIII se tiene constancia de que existían antiguas huertas regadas por noria que se sembraban de verduras, hortalizas, viñas, higueras y frutales.

Las Pasaeras. 15 de abril de 2012
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

El siguiente camino que nos vamos a encontrar es el Camino que conduce a Las Pasaeras, al Lagar de Caozo y el Lagar de Las Pasaeras, por aquí regresáremos después.

Ahora nuestra andadura buscará la sombra de la encina que coronaba “El Huerto de Tía Emiliana”. En este punto podemos observar El Teso Alto, La Majada Alta, La Barrera del ronco, Valcuevo (donde se hallan unas inscripciones romanas de la época del emperador Vespasiano) y la Umbría del Perruno. A lo lejos también, la silueta del Covacho, antigua morada de bandoleros.

 Bajada a La Puente entre berrocales graníticos
  Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Continuamos el camino para poco a poco ir dejando los cultivos de olivos y adentrarnos en un paisaje de prados que van siendo dominados por grandes berrocales graníticos cuando vamos llegando al Arroyo de Aceituna. Empezamos la bajada a La puente, pero antes no debemos perder la vista al frente, ya que se aparece a lo lejos a nuestra derecha, La Piedra de La Cigüeña. Un inmenso bolo granítico en forma de menhir con un nido de cigüeña en su cima. Al norte siguiendo el cauce a contracorriente hay otro importante berrocal granítico conocido como el Canchal del Diablo.

Bajada a La Puente
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

La Puente. Puente medieval en el Arroyo de Aceituna.

La Puente es un puente de piedra situado en el Arroyo de Aceituna en Montehermoso. Aunque siempre nos hemos referido a este elemento patrimonial como «el Puente Romano», tiene las características comunes de construcción de los puentes medievales que se construían en la Edad Media. Además está catalogado en el Inventario de Puentes de Extremadura como puente medieval. 

 La Puente
  Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

La disposición de sus arcos va creciendo hacia la mitad, formando un perfil a dos vertientes que es denominado "Lomo de asno". Aunque el lugar donde se asienta pudiera ser parte de una antigua vía de comunicación que unía Cáparra (Capera) y Coria (Caurium) a través de Montehermoso y en ese mismo lugar hubiera un antiguo puente romano, por su estructura debemos decir que es un puente medieval, ya que investigando todos los materiales, la cal principalmente, (cuyo uso se remonta al Neolítico), que es el mejor elemento para averiguar la antigüedad ya que endurece con los años, no hace indicar precisamente que fuera romano.

 La Puente
  Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Domingo Quijada González, historiador natural de Montehermoso y Cronista Oficial de Navalmoral de La Mata, hizo un estudio en profundidad analizando todos los parámetros, desde el apartado histórico hasta los restos arquitectónicos.

 
 Inscripciones en el tajamar derecho
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

También hay que reseñar que en 1702 se pudo producir una restauración según indica la fecha que aparece grabada en el Tajamar derecho al norte del arroyo y que está acompañada con unos símbolos grabados que podrían ser las marcas del cantero.

El petril fue la última parte restaurada de este simbólico monumento histórico de Montehermoso que nosotros siempre llamamos en femenino “La Puente”.

Según algún investigador, la fecha de su restauración (1702) parece indicar que fue realizada con motivo del paso del Rey Felipe V por Montehermoso a principios del siglo XVIII, el 27 de marzo de 1704.

Enlace en Montehermoso Natural. La Puente en Montehermoso
 

Marcas del cantero en el tajamar derecho
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Lagar de La Puente

Después de la visita obligada a La Puente, nada más cruzarlo a la derecha tenemos los restos de lo que era el primero de los cuatro lagares que existían en el Arroyo de Aceituna, el Lagar de La Puente. A continuación estaba el Lagar de Caozo, el Lagar de Las Pasaeras y por último un poco más alejado, el Lagar de Almea.

Aunque se halla bastante abandonado y lleno de maleza, bien merece la pena adentrase un poco (siempre con cuidado) y observar detenidamente los numerosos compartimentos para almacenar las aceitunas donde en sus paredes todavía se pueden ver los nombres de sus propietarios y en algunos la fecha.

Lagar de La Puente
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Siguiendo el cauce del Arroyo de Aceituna hacia arriba tenemos un gran berrocal en los parajes del Vado de La Parra y El Canchal del diablo, con La Peña del Diablo y La Abrigá de Tío Andares entre los elementos más destacados, este último era otro de los refugios de los antiguos bandoleros de la zona.
 
 Formaciones graníticas en el Canchal de la Piedra del Burro
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Ahora comenzamos una ligera subida entre formas graníticas de curiosa apariencia que al llegar a zona llana nos muestra a la izquierda una gran mole de piedra granito conocida como La Piedra del Burro. Sin perder detalle, más adelante a nuestra derecha aparecerá una antigua caseta que nos marca otra hermosa panorámica de La Piedra de La Cigüeña.

 Piedra del Burro
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

A continuación nos sale otro desvío a la derecha, es el Camino del Lagar de Caozo desde La Morisca. Nosotros seguimos la cañada recto dejando una antigua noria a la derecha del camino al lado de una pequeña charca. A unos 140 metros de este punto sale a nuestra izquierda el itinerario que viene desde Aceituna por la Presa de San Marcos del Camino de La Barca.

 Alto de La Morisca
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Tan solo nos quedan unos 55 metros para coger nuestro desvío a la derecha e iniciar el segundo tramo del recorrido, pero antes podemos pararnos a observar el Alto de La Morisca (427 m.) que tenemos frente a nosotros y su impresionante veta cuarcítica de la cual hablaremos más adelante. Hasta aquí hemos caminado desde la salida del pueblo unos 4,1 kilometros aproximadamente.

 Piedra de la cigüeña
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Camino de La Barca

Ahora caminamos por el Camino de La Barca, dejando atrás a nuestra espalda El Alto de La Morisca a la izquierda y la Presa de San Marcos que se encuentra a unos 2,7 km. A nuestra derecha en dirección norte. También dejamos atrás La Casita de La Morisca, antigua construcción de explotación ganadera cuyo topónimo nos habla que pudiera haber sido poblada por antiguas familias de moriscos. Apenas hemos caminado unos 120 metros, si observamos con detenimiento veremos a la izquierda que detrás de la pared del camino aparecen dos pequeñas charcas que nos indica que estamos ante la Fuente de la Culebra.

Seguimos nuestra ruta y a unos 60 metros del punto donde observamos la Fuente de La Culebra nace a nuestra derecha el Arroyo de La Morisca, que baja en dirección al Arroyo de Aceituna para desembocar en su cauce a la altura del Lagar de las Pasaeras. 

 Construcción tradicional
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

A continuación nos encontramos a la izquierda otra antigua construcción tradicional compuesta por casa con un amplio corral para el ganado y majadas construidas en piedra seca, rematadas con techumbre de tierra. A unos 100 metros de estas construcciones en dirección este hay una antigua noria que era accionada por tracción animal para regar los huertos que había en esta zona del paraje de Sabanas Blancas y una fuente en forma de boveda. Aunque se la conoce como la Fuente de la Boveda, hay que indicar que por esta zona había en el siglo XVIII una fuente conocida como la Fuente de los Chinarros. La existencia de las labores agrícolas, quedan identificadas en los numerosos bancales y árboles frutales que atestiguan el aprovechamiento en estas tierras.

Majadas para el ganado
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Durante este trayecto aparecen paisajes dominados por prados y olivares a la derecha y zonas adehesadas a la izquierda. También se pueden ver hermosas panorámicas del Valle del alagón, Valdeobispo, Sartalejo, El Borbollón, El Zanquito, la Atalaya. Y de los parajes cercanos como Las Rozas, Los Chozones, La Jabalina, y La Moheda (Las Mojeas).
 
 Camino de La Barca en el paraje de Las rozas
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

La llegada al Camino de Las Pasaeras nos la marca un enorme tubo situado a la izquierda según iniciamos el descenso del camino en el paraje de Las Rozas, este hito que nos puede servir de referencia se encuentra a solo 50 metros del desvío que tenemos que tomar.

Tubo en en el paraje de Las Rozas
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Camino de Las Pasaeras

El punto al que llegamos ahora es un cruce de caminos, si continuamos de frente iríamos por el Camino de La Barca hasta llegar al Canal del Margen Derecha del Alagón y de ahí a la carretera EX-370 a la altura de la fábrica de maíz.

Si por el contrario fuésemos por el camino de la izquierda, nos vamos por el Camino del Hinojal hasta la Rivera del Bronco.

Nosotros vamos a tomar el desvío a la derecha, el cual en una pequeña bajada nos lleva hasta Las Pasaeras que se hallan de este cruce a unos 550 metros.

En este tramo tenemos que estar pendiente sobre todo a nuestra derecha para ver la gran cantidad de construcciones existentes para el ganado, chozos, zahúrdas, tenadas, majadas y grandes corrales de paredes altas para resguardar a los animales de los lobos.

Corrales para el ganado
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Las Pasaeras

Las Pasaeras servían para cruzar a pie el Arroyo de Aceituna en la época que su cauce llevaba agua. Están compuestas por 29 mojones de piedra de granito clavadas en el suelo a la distancia de un paso y elevadas para vadear el cauce sin mojarse. Originalmente se sujetaban con pizarras en la base de los mojones y se reforzaban con piedras y guijarros que formaban un pequeño muro de contención. A día de hoy se pueden ver 29 mojones perfectamente conservados desde hace siglos.

Ruta por Las Pasaeras, año 2006
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

En este paraje podemos ver varias casas de labranza, antiguas norias, chozos y hornos paneros que servían, para hacer el pan a la gente que vivía en estos parajes. Antes de iniciar el histórico paso por estos legendarios mojones de piedras, recomiendo pararse a observar las construcciones y los huertos y norias que nos encontramos a ambos lados del camino.

Ruta por Las Pasaeras, 28 de febrero de 2009
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Es interesante adentrarse unos 50 metros a la derecha de Las Pasaeras, siguiendo por un sendero a contracorriente el cauce del arroyo. Podemos ver unas de las antiguas norias con su canal de riego que servía para regar estas tierras. Otros 50 metros más adelante podemos ver un antiquísimo horno panero. En época de poco caudal por aquí se puede cruzar el arroyo en la zona donde se halla el Lagar de Las Pasaeras, uno de los tres lagares de aceite que se encuentra en el entorno del recorrido. Ya que como hemos comentado antes, el Lagar de Almea se encuentra más distanciado hacia el sur.

Ruta por Las Pasaeras, 15 de abril de 2012
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Entre el Lagar de Las Pasaeras, el Lagar de Caozo y el Lagar de la Puente, se forman unos pequeños valles que forman la depresión producida por el Arroyo de Aceituna, que ha propiciado un microclima en estas fértiles tierras que los ancianos del lugar recordaban con cariño porque siempre daban las verduras y hortalizas “más tempraneras” porque estaban resguardas de los vientos fríos del invierno.
 
Ruta por Las Pasaeras, 19 de marzo de 2011
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Estas huertas regadas por pozos y antiguas norias con canales, son sistemas de regadío tradicionales que vienen de origen árabe. Muchas de ellas, como si de un vergel se tratara, están flanqueadas por olivos, higueras, naranjos, limoneros y cañaverales.

 Las Pasaeras
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón
 
Si hemos visto ya el horno panero, regresamos a Las Pasaeras y ahora si nos disponemos a realizar el paso por sus centenarias piedras que tanta historia vieron pasar y que con tanto esfuerzo y esmero pusieron nuestros antepasados.

Ruta por Las Pasaeras, 19 de marzo de 2011
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Siempre es recomendable ir con precaución para evitar resbalarse si llevamos zapatillas planas y andar con cuidado si no queremos mojarnos en época que el arroyo lleve agua. Las cruzamos y debemos sentir que hemos pasado por un elemento de nuestro patrimonio histórico cultural y de haber vivido uno de los momentos más simbólicos de la ruta.

Las Pasaeras
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Iniciamos el recorrido de nuevo y apenas recorremos 50 metros vemos que salen dos caminos. Hay que coger el de la derecha (asfaltado). Si siguiéramos de frente, comprobaríamos que el camino se encuentra perdido y en desuso, ya que no se ha mantenido su trayecto original. Ese era el antiguo Camino de Las Pasaeras que también iba al Molino de Morán, que se encuentra un poco más abajo del cauce del arroyo.

Lagar de Las Pasaeras
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Siguiendo por el camino asfaltado, iniciamos un pequeño ascenso para ver que más adelante nos sale un desvío a la derecha. Es el Camino del Lagar de Las Pasaeras. Seguimos recto entre olivares y ahora sale un desvío a la izquierda. Nosotros seguimos por el camino asfaltado a nuestra derecha.

Empezamos otra pequeña subida hasta El Guijarro, formación geológica que aparece a nuestra derecha. En este tramo bien merece echar la vista atrás para ver la parte del camino que traemos desde Las rozas. Puede verse perfectamente el enorme tubo y la bajada hasta Las Pasaeras.

El Guijarro
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

También podemos observar el Alto de La Morisca y la gran veta cuarcítica que viene desde allí y que baja en dirección al Arroyo de Aceituna entre el Lagar de Caozo y el Lagar de Las Pasaeras, justo al terminar una curva en el cauce que en este punto dominan los cañaverales.

Desde aquí la veta cuarcitica sube hasta el Guijarro cruzando el Camino de Las Pasaeras para emerger en dos formaciones que sobresalen a 395 y 399 metros. Esta veta enlaza finalmente con el antiguo Camino de Las Pasaeras en el paraje de Los Guijarros.

 Veta cuarcítica que atraviesa la zona
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

El siguiente camino que nos encontramos a la derecha es el que va al Lagar de Caozo, en cuyo paraje antiguamente hubo una explotación de wolfrang. Nosotros seguimos nuestro camino y ya vamos a enlazar con La Cañada de Los Rebollares para iniciar el regreso de la cual solo nos separan 300 metros.

A partir del enlace con la Cañada de Los Rebollares iniciamos el camino de regreso cuya distancia hasta la entrada del pueblo es de 2,100 metros y hasta el Parque Municipal 2,850 metros.

 La Puente
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

La distancia total del recorrido saliendo desde el Parque Municipal y visitando la Fuente de Los Tremales, La Puente, Lagar de La Puente, norias y horno panero en Las Pasaeras es de 11 kilómetros.
 

Ruta de las Pasaeras del arroyo de Aceituna
Montehermoso
Inicio: Montehermoso. Parque Municipal
Final: Montehermoso. Parque Municipal
Distancia: 11 kilometros
Duración: 3:30 horas
Tipo de recorrido: circular
Modalidad de ruta: a pie, bicicleta y caballo
Temporalidad o época recomendada: todo el año
Dificultad: baja
Tipo de sendero o superficie: cañada y camino

 Cruz de Granada
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

El recorrido tiene lugar por los siguientes parajes: Cañada de los Rebollares, Cruz Granada, Lagar de Tío Eladio, Arroyo del Charquito, Regato de Valbuena, Fuente de los Tremales, La Puente, Lagar de La Puente, Arroyo de Aceituna, Piedra del Burro, Camino de la Barca, La Morisca, Sabanas Blancas, Las Rozas, Pasaeras del Arroyo de Aceituna, Lagar de Las Pasaderas, El Guijarro, Camino de las Pasaeras. 

 Construcciones tradicionales
Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón


Ruta por Las Pasaeras, 10 de mayo de 2003
 Fotografía. José Luis Garrido Martín


Ruta por Las Pasaeras, 20 de marzo de 2014
 Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

Piedra de La Cigüeña
 Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

La Puente
 Fotografía. Juan Jesús Sánchez Alcón

  A mis buenos amigos Sol Fernández Obispo y Ángel Luis García González

Ruta de Las Pasaeras del Arroyo de Aceituna
Red de Senderos de Montehermoso
Estudio de la ruta, documentación, planos y fotografías ©
Juan Jesús Sánchez Alcón

Espacios Naturales y Áreas Protegidas en Montehermoso

Espacios Naturales y Áreas Protegidas en Montehermoso

Flora y Fauna de Montehermoso

Flora y Fauna de Montehermoso

Parque Periurbano de Conservación y Ocio “Dehesa Boyal de Montehermoso”

Parque Periurbano de Conservación y Ocio “Dehesa Boyal de Montehermoso”

Conjunto megalítico en Montehermoso

Conjunto megalítico en Montehermoso

Educación Ambiental

Educación Ambiental

Cuaderno de Campo

Cuaderno de Campo

Montehermoso Natural Sitio web en Facebook

GALERÍA DE ARTICULOS

BUSCADOR DE ARTICULOS

Creer en la Naturaleza

Creer en la Naturaleza
“El hombre es la especie más insensata: venera a un Dios invisible y masacra una Naturaleza visible, sin saber que esta Naturaleza que él masacra es ese Dios invisible que él venera” Hubert Reeves

Blogueros de Extremadura

El Tiempo en Montehermoso

Seguidores

Montehermoso Natural es un Blog dedicado a divulgar lo mejor del Patrimonio Natural de uno de los pueblos más singulares de Extremadura.

© Aviso importante: La gran mayoría de los contenidos y fotos de este blog pertenecen al autor. Queda prohibida la reproducción sin su permiso expreso. Se facilitarán de inmediato para Programas de Educación Ambiental siempre que se ponga su origen y procedencia. Para reproducir la publicación de las fotos y artículos de otros autores o colaboradores, debe pedirse permiso a cada autor. Si algún artículo o foto del blog tiene los derechos reservados, ruego se pongan en contacto, e inmediatamente se eliminarán.

BLOG CREADO EL 22 DE SEPTIEMBRE DE 2009.